La psicología en la economía se lleva el Premio Nobel

Publicado en Sociedad
Valora este artículo
(2 votos)

Por sus “contribuciones a la economía conductual”, el Premio Nobel de Economía de este año es para Richard Thaler.

Si tomamos un curso básico de economía todo parece estar muy claro, pues al parecer el mercado tiene unas raíces firmes en el concepto de oferta y demanda. Pero si vemos cómo es la economía real, las cosas parecen ser mucho más complicadas, los patrones no parecen ser tan racionales. ¿Por qué sucede esto? La respuesta se encuentra en el comportamiento del ser humano y en su psicología.

La unión de estas dos ramas le ha valido el premio Nobel de Economía de este año a Richard Thaler, actualmente profesor en la Universidad de Chicago y con un doctorado de parte de la Universidad de Rochester, puesto que ha propuesto interesantes teorías en la economía conductual, explicando fenómenos como:

  • La racionalidad limitada: para simplificar las decisiones financieras, las personas suelen crear diferentes cuentas en sus mentes, y cuando evalúan el impacto de una decisión financiera, en lugar der ver el impacto total se enfocan en el impacto en una sola de estas cuentas. Además, las personas valoran más algo que poseen, por lo cual las pérdidas se sienten más que las ganancias, aunque tengan en realidad el mismo valor.
  • Las preferencias sociales: existe un sentido de justicia en las personas que impide el alza de los precios aun cuando sube la demanda, pero no lo impide cuando esta percibida la temporada de alza de costos.
  • La falta de autocontrol: al igual que es difícil cumplir con los propósitos de año nuevo, ahorrar a largo plazo parece ser casi imposible para las personas pues, aunque tenga mayores beneficios a largo plazo, se suele sucumbir ante las tentaciones del momento.

Demostrando como estos comportamientos humanos influyen a la hora de tomar decisiones y, por lo tanto, los resultados del mercado, la economía conductual da mejores herramientas para predecir un comportamiento real que el esperado por teorías económicas más habituales.

Consciente de todos estos malos hábitos humanos, al dar las gracias por el reconocimiento que incluye 9 millones de coronas suecas (1.1 millones de dólares), Thaler ha prometido que va a gastar el dinero de la manera más irracional posible.

Más en esta categoría: ¿Religión de Paz? »