La fe no puede crecer sin amor

Publicado en Fe
Valora este artículo
(1 Voto)

Tras el Bautismo, es tarea de los padres el transmitir la fe a sus hijos, pero esto solo puede lograrse si hablan el lenguaje del amor.

Continuando con la tradición, el Papa Francisco celebró la fiesta del Bautismo del Señor impartiendo este importante sacramento a 34 recién nacidos en la Capilla Sixtina el domingo pasado. Aprovechando la ocasión, recordó a los padres de su tarea fundamental como transmisores de la fe dentro de la familia.

“Transmitan la fe,” dijo el pontífice, “pero háganlo con el amor a la familia, en casa”. “Si no hay amor en casa, si no se habla el lenguaje del amor entre el padre y la madre en la casa, no se puede hacer”.

“Necesitamos al Espíritu Santo para transmitir la fe, de lo contrario no seremos capaces, (ya que) se trata de una gracia del Espíritu Santo”. Por lo tanto, la transmisión de la fe a los niños “solo se puede hacer con amor, con el amor de la familia”.

Añadió que “Jesús nos aconseja que seamos como niños, que hablemos como ellos. No olvidemos la lengua de los niños, ellos hablan como pueden, pero le gusta mucho a Jesús”.

“Que nuestras oraciones sean simples como las de los niños, diciéndolas en nuestros corazones como hacen ellos, para que así el Señor nos pueda enseñar a ser cómo ellos, y a hablar con ellos” en el lenguaje del amor, que comprende no solo palabras, también sencillos gestos que los niños imitarán y aceptarán como actos de fe.