Después de las lágrimas, la sonrisa

Publicado en Fe
Valora este artículo
(1 Voto)

Muchos lo vieron llorar durante la consagración de la Eucaristía, para luego cambiar sus lágrimas por una sonrisa. ¿Qué fue lo que sucedió para que se diera tan radical cambio?

Santo es el que prolonga la Eucaristía a lo largo de toda la jornada (Card. Van Thuan).

Cada vez que ofreces el Santo Sacrificio, extiendes los brazos para ser crucificado con el Señor y bebes con él el cáliz de la amargura. En torno al altar no hay lugar para espectadores (Card. Van Thuan).

La iglesia de Ars de D. Juan María Vianney era un viejo caserón, frío y mal cerrado. Los bancos estaban colocados de través. Y sin embargo, siempre resultaba demasiado pequeña para los fieles, que se apretujaban en ella todas las mañanas. Un día, lo vieron sostener largamente la sagrada Hostia entre sus manos, llorando. Y un momento después, sonreía y proseguía la misa...

Después de la celebración, alguien le preguntó:

— Señor Cura, hemos visto cómo sostenía largamente la sagrada Hostia, llorando. Y que luego sonreía. ¿Por qué?—

El santo cura contestó a los curiosos, con sencillez y franqueza:

— Lloraba porque el diablo intentaba persuadirme de que me iba a condenar y que sería inútil que rezase, que ayunase y que hiciese penitencia. Tenía motivos para llorar, ¿no? Pero le dije a Jesús: «Jesús, te necesito, tú lo sabes. Nunca podré vivir sin ti. Quiero estar siempre contigo y que tú estés siempre conmigo». ¡Y tuve la impresión de que Jesús estaba de acuerdo! Por eso me sentía feliz y sonreía.

— Jesús y el santo cura eran completamente uno. Se veía en él a Jesús, decía la gente

Cardenal Van Thuan

Siervo del Señor, Francisco Xavier Nguyen Van Thuan fue arzobispo coadjuntor de Saigón, fue arrestado por el régimen comunsta y pasó 13 años en la cárcel, 9 de ellos en aislamiento. En prisión escribió Mil y pasos en el camino de la esperanza. En 1991 fue liberado, Juan Pablo II le nombró, en 1994, presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz. Fundó Mater Unitatis. Falleció el 16 de septiembre de 2002 en Roma. Actualmente, se sigue un proceso para su canonización