Autoridad Verdadera

Publicado en Fe
Valora este artículo
(1 Voto)

La autoridad y el poder de una persona se dan a conocer no por sus méritos y honores, sino por el servicio y el buen ejemplo hacia los demás.

El Papa Francisco hizo una crítica a las personas en puestos de autoridad con “un defecto frecuente (…) quienes exigen cosas de los demás, inclusive justas, pero que ellos no practican en primera persona. Viven una doble vida”, imponiendo una moral diferente para sus propias acciones.

“Esta actitud es un mal ejercicio de la autoridad, que en cambio debería tomar su principal fuerza precisamente del buen ejemplo”.

Un buen líder, mediante el ejemplo, “ayuda a los demás a practicar lo que es justo y debido, sosteniéndolos en las pruebas que se encuentran en el camino del bien. La autoridad es una ayuda, pero si se ejerce mal, se vuelve opresiva, no permite que la gente crezca y crea un clima de desconfianza y hostilidad.”

El Pontífice también añadió que “los discípulos de Jesús no debemos buscar títulos de honor, de autoridad o supremacía. Yo les digo que personalmente me duele ver a personas que psicológicamente andan corriendo detrás de las honorificaciones. No debemos hacer esto porque entre nosotros debe haber una actitud fraternal. Todos somos hermanos y no debemos dominar a los demás de ninguna manera”.

Los dones y cualidades que hemos recibido de Dios Padre “debemos ponerlas al servicio de los hermanos” en lugar de usarlas para nuestros propios intereses y satisfacción personal a cuesta del otro.

El Papa concluyó diciendo que, por ello “no debemos considerarnos superiores a los demás; la modestia es esencial para una existencia que quiere estar conforme a las enseñanzas de Jesús, que es manso y humilde de corazón; y ha venido para servir y no ser servido”.

Fuentes

Pope: Those in authority can't live 'double life,' must lead by example

Papa Francisco: Los cristianos deben huir de los honores y servir a los demás

También te puede interesar

La verdadera autoridad en el trabajo

Más en esta categoría: Un Papa en el Mar »