Familias Tóxicas - Parte 2

Publicado en Familia
Valora este artículo
(1 Voto)

Ya que hemos reconocido las características de una familia tóxica, lo más importante es encontrar una solución a tan grave problema.

Como todo problema, lo más importante es reconocer que existe, aunque en ocasiones puede resultar doloroso y complicado debido al vinculo afectivo, es necesario reconocer los comportamientos y hábitos que lastiman a nuestra familia esto permitirá dar el primer paso para comenzar a crear cambios que permitan mejorar nuestro ambiente familiar.

Algunas estrategias para mejorar nuestro ambiente familiar son:

  1. Poner límites a la situación destructiva y tóxica: Identificar cual es el problema y hacer un análisis de cómo participas tú en ello. Esto permitirá crear cambios en las interacciones que tenemos con los demás miembros, en especial en las conductas y comportamientos tóxicos con los que respondemos ante un problema.
  2. Resguarda tu dignidad personal: No permitir gritos, golpes, chantajes entre otras conductas que pongan en riesgo nuestra integridad personal. Algunas personas no dicen nada y quedan paralizadas debido al miedo que tienen de enfrentar el problema, por lo que en ocasiones no buscan ayuda para resguardar su integridad y permiten una serie de malos tratos por considerarlos como parte de su normalidad.
  3. Respetar la intimidad y espacio de cada persona: En ocasiones, en la relaciones familiares se dan por hecho cosas en las que no existen acuerdos, se tiende a sacar conclusiones prematuras o pensar por los demás. Por tal motivo es necesario preguntar el punto de vista de los demás integrantes y tener presente que se puede tener un “no” como respuesta, la cual tendremos que aprender a aceptar y tolerar la frustración.
  4. Practicar la empatía: La empatía no es más que ponerse en el lugar del otro para comprender la razón por la cual esta actuado de determinada manera, esto implica tener una disposición de escuchar y considerar los puntos de la otra persona. Aunque no siempre es posible llegar a un acuerdo, es importante que se cree un pacto de respeto al desacuerdo para facilitar la sana convivencia.
  5. Ser asertivos: la asertividad es “la habilidad de expresar nuestros deseos de una manera amable, franca, abierta, directa y adecuada, logrando decir lo que queremos sin perjudicar a los demás, aprendiendo a negociar los desacuerdos”. Para lograr esto es importante sentirnos seguros, y hacer uso de nuestra capacidad de elección. Además es importante recordar las palabras por favor y gracias, con las cuales expresamos consideración y amabilidad ante las demás personas.
  6. Paciencia: la falta de paciencia nos convierte en personas impulsivas limitando nuestra capacidad de reflexionar sobre nuestras decisiones. Por tal motivo es vital desarrollar la habilidad de la paciencia, sobre todo cuando se tratan de tomar decisiones, pensando detenidamente la mejor opción antes de actuar.

Finalmente, es necesario comprender que la familia no es una simple suma de sus integrantes, sino que es el conjunto de interacciones que ejercemos con los miembros. Cuando existe un problema en nada ayuda buscar culpables, sino que es necesario analizar la dinámica familiar y las relaciones que se han establecido a través de los años, y el como los miembros han adaptado modelos disfuncionales para resolver un conflicto. La falta de recursos psicológicos para enfrentarse a los problemas de manera asertiva y empática es en muchos casos la causa por las que las familias no logran encontrar respuesta a sus problemas.

No te pierdas la primera parte de este artículo:

Familias Tóxicas - Parte 1

Bibliografía:

  • https://psicologiaymente.net/clinica/familias-toxicas-trastornos
  • https://lamenteesmaravillosa.com/5-claves-para-frenar-las-relaciones-toxicas-en-la-familia/
  • http://www.rinconpsicologia.com/2017/08/familia-funcional-familia-disfuncional.html?utm_source=dlvr.it&utm_medium=facebook
  • http://www.psicologiayconsciencia.com/familia-toxica/
  • Ana E. Giorgana ”Las Familias Tóxicas impiden crecer...” Marzo, 2015
  • Ana Giorgana “Familias Tóxicas y sus consecuencias...” Marzo, 2015
Más en esta categoría: Una Familia de 15 »